¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años

Múltiples opciones de pago ✔️ Envío rápido y discreto ✔️ Atención al cliente de lunes a viernes de 10:00 a 16:00 ✔️ Regalos gratis

¡Envío rápido y discreto!

Envío Gratis € 150+*

LA DIFERENCIA ENTRE UN HONGO Y UNA SETA

LA DIFERENCIA ENTRE UN HONGO Y UNA SETA

¿Has pensado alguna vez si existe alguna diferencia entre un hongo y una seta? Tanto si vez una seta creciendo en el bosque, entre los árboles, como si están en tu plato como parte de una comida sana: estas setas son hongos. Pero no todos los hongos son setas. A menudo se cree que son la misma cosa, pero existe una diferencia entre ambos. En este blog explicamos cuál es la diferencia entre un hongo y una seta.

La subdivisión de los organismos

Hay innumerables especies de seres vivos en la Tierra. Desde la hormiga más diminuta hasta elefantes, gorilas y seres humanos. Para mantener una cierta visión de conjunto de todo lo vivo, la gente ha creado una clasificación denominada taxonomía. La taxonomía es la ciencia en la que se clasifican los organismos y se establecen parámetros de diferencias, creando familias, ramas y conjuntos de razas. 

La clasificación en diferentes categorías taxonómicas principales se basa en la anatomía y morfología de animales y plantas (los virus no son seres vivos y no se clasifican en ninguno de los diferentes rangos). La categoría taxonómica o rango más alto es el dominio, el más bajo es la especie. Hay ocho rangos principales:

  • Dominio
  • Reino
  • Filo o división
  • Clase
  • Orden
  • Familia
  • Género
  • Especie

Aunque no estés familiarizado con la taxonomía, probablemente hayas oído hablar del reino animal y del reino vegetal. Pero también existe el reino de los hongos. Cada reino puede dividirse en divisiones, familias, géneros y especies. Por ejemplo, los humanos pertenecen al género Homo y el nombre de la especie es sapiens. En la actualidad, solo existe una especie de hombre, pero en un pasado lejano había otras especies dentro del género Homo, como el Homo neanderthalensis (el neandertal), el Homo erectus y el Homo habilis. Sin embargo, todas estas especies se han extinguido.

La taxonomía de los hongos

Dentro de los hongos, también puede hacerse una clasificación similar, pero pertenecen a un reino diferente. El reino de los hongos se divide en ocho divisiones. Los hongos son omnipresentes: bajo tierra, en el agua y en el aire. A veces son unicelulares, pero también pueden ser hifas muy ramificadas que crecen en forma de red (el micelio). Ya se han descubierto unas 100.000 especies, pero probablemente solo sea el 5% del número real en la Tierra. Pero esto aún no responde a la pregunta: ¿cuál es la diferencia entre un hongo y una seta?



¿Cuál es la diferencia entre un hongo y una seta?

Como se ha mencionado anteriormente, existe el reino de los hongos. Hay ocho divisiones de hongos:

  • Microsporidia
  • Chytridiomycota
  • Zygomycota
  • Blastocladiomycota
  • Neocallimastigomycota
  • Glomeromycota
  • Ascomycota
  • Basidiomycota

Un hongo sólo pertenece a una especie si es capaz de producir descendencia fértil junto con un congénere. Existe un gran número de especies diferentes de hongos, y dentro de cada especie también son muy diversas. Las seis primeras divisiones mencionadas son divisiones pequeñas. Los grupos de hongos más conocidos son los ascomicetos (Ascomycota) y los basidiomicetos (Basidiomycota). Algunos ejemplos de ascomicetos son la trufa, la levadura de cerveza, el moho, las colmenillas y las lenguas terrestres.

Y las setas, pertenecen a los basidiomicetos. Son hongos que producen setas. Sin embargo, no todos los hongos producen setas. Por lo tanto, es solo una pequeña proporción de hongos que lo hacen. Así, las setas que vemos crecer en el bosque o que comemos son basidiomicetos, una variedad particular de hongos.



Hongos: ¿útiles o perjudiciales?

Es probable que existan entre 2 y 3 millones de especies diferentes de hongos, pero solo se han descubierto y descrito unas 100.000. De todos estos hongos, hay unos 2.000 que los humanos podemos comer. El 1% se cultiva o se recolecta en la naturaleza. Tienen un sabor agradable o aportan beneficios a nuestra salud.

Los hongos desempeñan un papel importante en la naturaleza. Ayudan a descomponer los residuos orgánicos y pueden formar relaciones simbióticas con otras especies. Los hongos producen enzimas para descomponer la materia del entorno (tanto viva como muerta). Esto les permite convertir el almidón, la celulosa y la lignina, que a su vez utilizan como energía y materiales de construcción.

De este modo, los hongos convierten la materia orgánica en los elementos carbono, azufre, fosfato y nitrógeno, entre otros. Por ello, desempeñan un papel importante e indispensable en la naturaleza. Pero, por supuesto, los hongos también pueden causar daños, al menos en nuestra sociedad. Pueden causar daños en los edificios, pero también infectar nuestros cultivos alimentarios, provocando la pérdida de cosechas. Por lo tanto, los hongos no son queridos en todos los casos.

De todos modos, los hongos son omnipresentes. Si caminas por el bosque, fíjate bien en el suelo. En un trozo de tierra de 10 por 10 cm hay más de 10 km de micelio. El reino de los hongos no solo es misterioso, sino también increíblemente impresionante. Y si vez una seta en la naturaleza, puede que sea un espécimen precioso y, además, existen todo tipo de setas con propiedades especiales, como las setas mágicas. Las setas mágicas son alucinógenos muy populares que pueden alterar los estados de conciencia, de ánimo y de pensamiento. Además, pueden ayudarte a mantener tu salud. Pero ahora ya lo sabes: las setas son hongos, pero los hongos que producen setas son la excepción, no la regla.