¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años
Múltiples Opciones de Pago   Envío Rápido y Discreto   Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00
Siempre a Precios Competitivos

Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00

¿PUEDES VOLVERTE ADICTO A LA MARIHUANA?

¿Puedes volverte adicto a la marihuana, al igual que el alcohol o las drogas duras, como la cocaína o la metanfetamina? Todo el mundo tiene una opinión: algunos dicen que la marihuana es tan malo como las drogas duras y que tu vida corre peligro si la consumes. Otros afirman que no puedes volverte adicto a la marihuana en absoluto. ¿Cuál es la verdad? Como suele ser el caso, no hay una verdad absoluta. La marihuana, o el cannabis, no es completamente seguro, pero ciertamente no es tan peligroso como las drogas duras.



Las características de ser adicto

Si queremos saber si puedes volverte adicto a la marihuana, debemos analizar más de cerca las características de la adicción. La adicción se manifiesta de diferentes formas, según los investigadores George Koob y Nora Volkow. Usan cuatro factores para definir el proceso de adicción:

1. Recaídas crónicas

Hay recaídas crónicas. Alguien que es adicto intentará deshacerse de la adicción, pero no podrá. La adicción seguirá regresando, incluso si esa persona siente que ha superado la adicción.

2. Siempre sentir necesidad

Una característica importante de una adicción es que la necesidad de la droga nunca desaparece. Un adicto siempre sentirá la necesidad de querer consumirla. El impulso es fuerte y está presente continuamente en segundo plano (o en primer plano).

3. No tener control

Un adicto no puede controlar su consumo. El impulso es mayor que la voluntad. Consume drogas incluso cuando realmente no quiere.

4. Emociones negativas

Cuando el adicto no puede consumir drogas, experimenta emociones negativas. Sin la droga se siente muy mal y eso solo refuerza la tendencia a recurrir a las drogas nuevamente.

Eres adicto cuando cumples con todas estas características. También eres adicto si has consumido durante mucho tiempo en el pasado y has demostrado estos cuatro puntos.



Tres fases de la adicción

Una adicción se puede dividir en tres fases, según Koob y Volkow. Primero, una adicción comienza con un consumo excesivo y una intoxicación. Por lo tanto, existe la necesidad de consumir, a pesar de que alguien se da cuenta de las consecuencias negativas. Esto también se debe a que, en determinadas situaciones, el cerebro libera dopamina, una hormona que te hace sentir bien. De esta manera, asocias las drogas con un sentimiento positivo y te sientes estimulado a volver a consumirlas. Posteriormente, se desarrollan los síntomas de abstinencia. Tu cuerpo reacciona negativamente cuando no consumes las drogas. Esta reacción también se puede percibir emocionalmente. La última fase es la preocupación y la anticipación. Tu cerebro se acostumbra al consumo de drogas, te sientes más atraído por todas las cosas que tienen que ver con las drogas. Cada vez eres menos capaz de detener tu comportamiento no deseado.

La adicción física y la adicción psicológica

Hay dos tipos diferentes de adicciones: la adicción física y la adicción psicológica. En la adicción física, es el cerebro el que ha llegado a creer que necesita la droga para sobrevivir. Sin la droga, literalmente te sientes mal hasta que vuelves a consumirla. Esto solo sucederá con productos que contienen sustancias adictivas. Piensa en sustancias como la metanfetamina cristalina, la nicotina o la heroína.

Con una adicción psicológica sucede algo diferente. No hay necesidad física, sino psicológica. No se necesita ninguna sustancia adictiva, puede ser algo que no tenga nada que ver con las drogas. La adicción psicológica puede manifestarse como adicción a la comida, al juego (de apuestas o de azar, videojuegos), el sexo o al trabajo, por ejemplo. Eres psicológicamente adicto a algo si lo tienes en mente todo el día y lo haces todo el día (lo que también interfiere con otras actividades diarias normales). La compulsión por hacerlo afectan negativamente a tu vida. Aunque la adicción psicológica no es tan dañina como una adicción física, sigue siendo una adicción y las consecuencias pueden ser graves.



La conclusión: ¿puedes ser adicto a la marihuana?

Dado que la marihuana no contiene sustancias que sean físicamente adictivas, no desarrollará una adicción física si se consume. Pero la marihuana sí puede causar adicción psicológica. Eso significa que si consumes mucha marihuana, es posible que te sientas menos motivado para hacer otras cosas. Es posible que tengas la sensación que no funcionas bien sin marihuana y, por lo tanto, desees volver a consumirla. De hecho, los síntomas físicos de abstinencia pueden ocurrir si eres un consumidor muy intenso.

Volverse adicto a la marihuana en realidad es posible. Comienza de manera inocente, fumando un porro con amigos, por ejemplo. Pero el punto es que no es tan difícil conseguir marihuana. Puedes volverte adicto a la marihuana si empiezas a consumirla para evitar sentir ciertas emociones. Antes de que te des cuenta, empezarás a consumir con más frecuencia. No solo más veces al día, sino también en grandes cantidades. Esto crea una dependencia psicológica, en la que crees que no puedes funcionar sin marihuana.

Si eres adicto a la marihuana de esa manera, se denomina trastorno por consumo de marihuana. Todas las características de la adicción están presentes: has intentado dejar de fumar marihuana varias veces, pero no ha funcionado. Siempre sientes la necesidad de consumir y no puedes controlar el consumo. Experimentas emociones negativas cuando no puedes o no quieres consumir. Tu adicción a la marihuana es tan grave que no puedes cumplir las tareas y actividades de la vida cotidiana: no funcionas bien en el trabajo y dedicas cada vez menos tiempo a tu vida social.

Controlar el consumo

Entonces, al final, podemos concluir que sí puedes volverte adicto a la marihuana. De hecho, es más común de lo que crees. La adicción a la marihuana es menos grave que la adicción a las drogas duras. Especialmente las consecuencias físicas no son tan grandes. Sin embargo, la adicción psicológica también puede tener bastantes consecuencias negativas. Piensa en la pérdida de ingresos, amigos y en las consecuencias negativas para la salud mental. Pero, ¿solo consumes marihuana en tu tiempo libre y siempre tienes tu consumo de marihuana bajo control? Eso es la pregunta que te tienes que hacer. El consumo de cannabis no se diferencia del consumo (normal) de alcohol en ese sentido. Si puedes funcionar bien sin marihuana, tanto en tu vida laboral como en tu vida privada, entonces, por supuesto, no hay ningún problema si quieres disfrutar del cannabis de vez en cuando.