¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años
Múltiples Opciones de Pago   Envío Rápido y Discreto   Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00
Siempre a Precios Competitivos

Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00

EL CULTIVO DE CANNABIS - PARTE 3

Bienvenido a mi tercer blog sobre el cultivo de cannabis. En 24High, además, puedes encontrar otro blogs míos sobre mi cultivo exterior de cannabis. En este blog os informaré sobre la fase de crecimiento del cannabis, las técnicas de cultivo, las técnicas de poda, los distintos medios de cultivo para la marihuana y mucho más. Tengo mucho que contaros, ¡así que comencemos!

La Fase de Crecimiento

La fase de crecimiento o la fase vegetativa es el periodo de desarollo de la planta de cannabis que va desde que la semilla ha germinado hasta que la planta empienza a florecer. La planta de cannabis permanece en la fase de crecimiento siempre que tenga 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad por día. En exterior, cuando las días empiezan a ser más cortos a finales de verano o, en interior, en un armario de cultivo, por ejemplo, cuando se alargan las horas de oscuridad hasta 10 horas (14 horas de luz), la planta de cannabis ya podría comenzar a florecer. Con 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, es aun más probable que la planta de cannabis entre en la fase de floración y, por lo tanto, la planta florecerá por completo. La fase de crecimiento, como todas las demás fases, es muy importante y, además, crucial para la siguiente fase: la fase de floración. Durante la fase de crecimiento, la plántula joven a menudo se convierte en una planta completamente desarrollada, pero todovía no ha producido cogollos (flores). Cuando las plantas de cannabis entran en la fase de floración, dejarán de crecer y empezarán a dedicar su energía a producir lo que más nos importa, ¡los cogollos! 

Dependiendo de las circunstancias, la fase de crecimiento puede durar entre 3 y 16 semanas o, a veces, incluso más. Durante el período de crecimiento, es muy importante que la planta de cannabis reciba la cantidad adecuada de nutrientes. En la fase de crecimiento, le das nutrientes necesarios para el crecimiento de la planta de cannabis y un estimulador de raíces. Durante la fase de crecimiento, es el momento adecuado para comenzar a aplicar técnicas de cultivo y técnicas de poda a tus plantas (jóvenes). Como puedes ver en la imagen de abajo, hay cinco etapas clave en el ciclo de vida de una planta de cannabis: la Semilla y la Germinación, de Semilla a Plántula, la Fase de Crecimiento o Vegativa, la Fase de Floración y la Cosecha. Después de estas cinco etapas, el ciclo de vida de la planta de cannabis se acaba. Para el cultivador, sin embargo, todavía quedan dos fases en el proceso: la fase de secado y la fase de curado del cannabis.



Técnicas de Cultivo (durante la Fase de Crecimiento)

Ahora me gustaría hablar sobre las diferentes técnicas de cultivo de cannabis y cómo aplicarlas correctamente. El cannabis ha sido cultivado por la humanidad durante mucho tiempo y esto ha resultado en todo tipo de técnicas de cultivo y poda, con el fin de obtener plantas de cannabis más anchas/hermosas e incrementar la cosecha. Las técnicas de cultivo más conocidas son las técnicas del LTS (Low Stress Training), las técnicas del HTS (High Stress Training), el método SOG (Sea of Green), la técnica SCROG (Screen of Green), las "jaulas" (de malla de alambre para jardín) para las plantas de cannabis y las técnicas de poda, la Poda Topping y la Poda Fimming.

Hablemos de la técnica del LST. L.T.S. son las siglas en inglés de "Low Stress Training", que significa trenzado de bajo estrés. Esta técnica se aplica a plantas de cannabis para controlar su crecimiento vertical que genera un bajo estrés en la planta. El "Low Stress Training" consiste basicamente en doblar y guiar las plantas de cannabis (horizontalmente y mediante ataduras), para que adquiran una forma deseada con el objetivo que distribuyen más energía a todas las partes más lejanas de las plantas. Esta técnica se aplica a las plantas de cannabis para que crezcan con mayor eficiencia y reciban la luz de forma más democrática, aumentando la cosescha. Se recomienda que apliques la técnica LTS a las plantas jóvenes, para que la técnica tenga el mayor efecto. Además, es más fácil de doblar los tallos de las plantas jóvenes, que los tallos de las plantas (más) maduras. 

El cultivo en SOG es una de las técnicas de cultivo de cannabis más populares por sus impresionantes resultados. SOG es el acrónimo en inglés de "Sea of Green", traducido al español como "Mar Verde". La técnica SOG se aplica sobre todo en el cultivo interior de cannabis, pero en el cultivo exterior también es viable. En los apicales de las plantas de cannabis se concentra la mayor producción, y con el método de cultivo SOG se trata de cultivar sólo apicales. El cultivo en SOG es una técnica en la que se utilizan muchas plantas de cannabis en macetas pequeñas por cada metro cuadrado de espacio disponible. Esto significa que se puede aprovechar al máximo el espacio disponible para el cultivo y, por lo tanto, parecería como un mar verde, lleno de plantas. ¡Es (casi) imposible ser más eficiente!

El método de cultivo de cannabis en SCROG (Screen of Green) es uno de los métodos más comúnes, sobre todo en interior, que te permite obtener la máxima producción de tu cultivo de cannabis en menos tiempo y con el menor número de plantas. "Screen of Green" significa "rejilla verde" en español. En un cultivo en SCROG se hace crecer a las plantas de cannabis a través de una rejilla. A menudo hay menos plantas de cannabis por cada metro cuadrado de espacio que en un cultivo en SOG, pero, sin embargo, puede ser igual de productivo. El cultivo en SOG se trata de cultivar sólo apicales, pero usando la técnica SCROG te enfocas principalmente en el crecimiento en ancho de tus plantas de cannabis. Para el cultivo en SCROG se coloca una malla o rejilla con agujeros de entre 5 y 10 centímetros, a unos 20 centímetros por encima de las macetas. Conforme las plantas de cannabis vayan creciendo, hay que atarlas y enredarlas en el enrejado para evitar que las plantas crezcan más alto que la rejilla. El objetivo de esta técnica de cultivo es distribuir equilibradamente los troncos y las ramas, y aprovechar al máximo toda la superficie y la luz, obteniendo de esta forma un frondoso dosel de cogollos en menos tiempo. La mayoría de los cultivadores de cannabis que optan por el cultivo en SCROG deciden de comenzar la fase de floración cuando se haya rellenado alrededor del 60-80% de la rejilla.

 

El método de cultivo en "jaulas" de malla de alambre de jardinería se ha copiado del método de cultivo SCROG. Las "jaulas" se utilizan principalmente en el cultivo exterior de cannabis para brindar el apoyo general de la planta de cannabis en la fase vegetativa, pero sobre todo en la fase de floración, cuando se producen cogollos pesados. Las "jaulas" también ayudan a prevenir daños causados por el viento y a crear más ramas laterales o divisiones de los tallos. Además, ayudan a mantener a raya a los animales (salvajes). 

El Topping y el Fimming

Si quieres controlar el crecimiento de tus plantas de cannabis y conseguir una cosecha de colas o cogollos bien densos y llenos de resina, el tipo de poda que realices juega un papel muy importante en el cultivo. Las dos técnicas de poda más comúnes son el Topping y el Fimming. Ambas técnicas son técnicas del HTS. H.T.S. son las siglas en inglés de "High Stress Training", que significa entrenamiento de alto estrés. Que yo sepa, estos dos métodos de poda son unos de los métodos de cultivo más antiguos en el mundo del cultivo de cannabis. El Topping también es conocido como el Poda Apical o Poda Topping, y el Fimming como el Poda FIM o Poda Fimming. Dándoles la forma o estructura deseada, puedes incrementar significativamente el rendimiento de tus plantas de cannabis.

Estos dos técnicas de poda de alto estrés (HTS) SIEMPRE se aplican en la fase de crecimiento de la planta de cannabis y sólo desde el momento en que la planta de cannabis tiene varias ramas y por lo menos una hoja con 5 o 7 folíolos, también llamados "dedos". Aplicando el Topping y el Fimming, la hormona del crecimiento se distribuye más homogéneamente por todos los brotes. Ambas técnicas de poda, además, estimulan el desarrollo de las ramas laterales o secundarias. Como puedes ver en la imagen, no hay mucha diferencia entre el Topping y el Fimming.

La Poda Topping o Poda Apical consiste en cortar la punta del tallo principal de la planta de cannabis. Cuando se corta la yema terminal con la técnica Topping, se estimula el desarrollo de dos colas (cogollos) principales. Al quitar el Apex (el ápice dominante) de la planta de cannabis, la hormona del crecimiento se distribuye más homogéneamente por todos los brotes. La poda Fimming, también conocida como la Poda FIM, tiene el mismo propósito previsto, pero sin cortar completamente la punta del tallo principal de la planta de cannabis, sino cortando (o arrancando con los dedos) 60-80% de la punta del tallo principal, como puedes ver en la imagen de arriba.

Al igual que la Poda Topping, el objetivo de la Poda Fimming es incrementar el número de colas principales, pero en vez de duplicarlas, con la Poda Fimming podrás, en algunos casos, hasta cuadrupicarlas. El Topping, por lo tanto, es ideal para cultivadores que solo quieren tener 1 o 2 plantas de cannabis, por ejemplo. Hay que decir que el resultado o rendimiento de ambas técnicas de poda dependen de muchos factores, como la aplicación correcta del método de poda y la genética del cannabis. Cualquiera de estos dos métodos de poda HTS que decidas aplicar a tus plantas de cannabis, solo puedes aplicarlos en la fase de crecimiento (fase vegetativa). Además, después de aplicar estas técnicas de poda, las plantas de cannabis necesitan suficiente "tiempo de recuperación", al menos 2-4 semanas. Bueno, os he explicado varias técnicas de cultivo de cannabis diferentes. Pruébalas (todas), incluso puedes combinar algunas técnicas y así aumentar significativamente el rendimiento de tus plantas de cannabis.

Medios de Cultivo de Cannabis

Hay muchos medios de cultivo de cannabis diferentes, tantos que podrías escribir un libro al respecto. Sin embargo, hablaré de los tres medios de cultivo más utilizados: el cultivo de cannabis en tierra (para todo tipo de cultivadores), el cultivo de cannabis en coco (para los cultivadores un poco más experimentados) y el cultivo de cannabis en hidro o agua (para cultivadores avanzados). El cultivo en exterior casi siempre suele ser en tierra (macetas) o en pleno suelo.

Cultivo de Cannabis en Tierra

Por supuesto, el medio de cultivo más común es, como lo ha querido la Madre Naturaleza, la tierra. La tierra es uno de los sustratos que permite más margen de error al cultivador. Sin embargo, no se puede cultivar en tierra y ya está. La tierra para el cultivo de cannabis debe estar bien ventilada, contener mucho oxígeno y, por lo tanto, no estar demasiado húmeda. La perlita u (otra) piedra natural a menudo se usa para agregar más oxígeno al sustrato. Para el cultivo de plantas de cannabis puedes elegir tierra altamente pre-fertilizada, tierra ligeramente pre-fertilizada o tierra no pre-fertilizada en absoluto. La diferencia principal entre estos tres tipos de tierra es que si eliges la tierra altamente pre-fertilizada, por ejemplo, principalmente no necesitarás de dar ningún tipo de nutrición hasta que la mayoría de los nutrientes en la tierra sean absorbados por la planta de cannabis. Esto suele pasar después de 4-8 semanas. Si optas por el cultivo de cannabis en tierra ligeramente pre-fertilizada, la tierra contendrá menos nutrientes, por lo que tendrás que añadir nutrientes a la tierra más pronto. Si optas por el cultivo en tierra no pre-fertilizada, obviamente, tendrás que añadirla nutrientes desde el primer día del cultivo.

No se puede decir que una opción es mejor que la otra, se trata sobre todo de la preferencia del propio cultivador. Con todos estos tipos de tierra, siempre que sean de buena calidad, se pueden lograr excelentes resultados. La tierra es el sustrato ideal para el cultivo de tus plantas de cannabis, si quieres imitar la naturaleza o cultivar de forma orgánica y 100% natural. Como mencioné anteriormente, la tierra es uno de los sustratos que permite más margen de error al cultivador, y por lo tanto, el medio de cultivo ideal para el cultivador novato. Aunque el cultivo en tierra también es uno de los medios de cultivo de cannabis más usados por los cultivador (más) avanzados.

Cultivo de Cannabis en Coco

La fibra de coco es un producto biológico que procede de los frutos de los cocoteros. El coco es un sustrato inerte, esto significa que el coco para el cultivo de cannabis por sí mismo no contiene alimento. Por lo tanto, deberás aplicar fertilizantes cada vez que riegues las plantas de cannabis. El coco contiene más oxígeno que la tierra y esto es beneficioso para las raíces. El coco, además, absorbe menos agua que la tierra, y, por lo tanto, el exceso de riego es menos probable. El cultivo de cannabis en coco es un pequeño paso adelante en términos de dificultad, pero, por lo general, el cultivo en coco produce más cosecha(s) y, a veces, un producto final más fuerte. ¿Quieres probar a cultivar tus plantas de cannabis en coco? Infórmate con suficiente anticipación.

Cultivo de Cannabis en Agua (Cultivo Hidropónico)

En resumen, el cultivo hidropónico de cannabis es un sistema por el que las raíces de las plantas de cannabis reciben una solución nutritiva disualta en agua. Este tipo de cultivo no es en suelo, pero el cultivo se realiza en hidrogranos, perlita, lana de roca (mapito) y agua (H2O). Las ventajas del cultivo de cannabis en agua es que las plantas absorben todos los nutrientes más rápido, por lo que crecen más grandes y, por lo tanto, producen más. La gran advertencia, por otro lado, es que este medio de cultivo de cannabis exige muchas inversiones, y que generalmente solo los productores experimentados pueden aplicar este método de cultivo con éxito en la práctica. Esta es la forma más sensible y difícil de cultivar cannabis, pero si tienes éxito, obtendrás un producto final espectacular y una planta de cannabis hermosa.

 

¿Cultivo de Cannabis en Pleno Suelo o en Macetas?

Cuando decides de cultivar cannabis en tierra, puedes elegir entre el cultivo en pleno suelo y el cultivo en macetas. Ahora hablaré sobre las ventajas y desventajas de ambos métodos de cultivo de cannabis. Que quede claro que no hay un método correcto y un método incorrecto entre los dos, es una preferencia puramente personal del cultivador y depende tambíen de los condiciones de cultivo. Comencemos con el el cultivo de cannabis en pleno suelo. La planta de cannabis tiene sus raíces directamente en el suelo y, por lo tanto, básicamente tiene un espacio ilimitado para extender sus raíces. El resultado, por supuesto, es que esta forma de cultivo produce las plantas de cannabis más grandes que, a veces, incluso pueden llegar a crecer tanto que terminan siendo 'árboles de cannabis'. El cultivo de cannabis en pleno suelo a menudo no solo produce plantas más grandes sino también más fuertes. También reciben mucha agua de la lluvia (dependiendo del clima) y no tendrían que lidiar con la escasez de agua. También existe una mayor probabilidad de que siempre haya una actividad biológica en el suelo. Por lo tanto, es pura naturaleza, lo que puede ser muy bueno para tu planta de cannabis. Sin embargo, también hay algunas desventajas. Es imposible mover las plantas de cannabis y, por lo tanto, cuando una planta se enferma, las otras tienen más probabilidades de contraerla. El período de floración, además, puede durar más tiempo. En conclusión, el cultivo de cannabis en pleno suelo es el método de cultivo menos intensivo y debido a los rendimientos y los bajos costos iniciales, sigue siendo uno de los métodos de cultivo de cannabis más populares.

Hemos llegado a la otra opción: el cultivo de cannabis en macetas. Existen macetas de todas las formas y tamaños, y también con o sin agujeros. Siempre usa macetas con, por lo menos, varios agujeros en el fondo. El suministro de oxígeno y el drenaje correcto del agua de riego es (aún más) necesario e importante si decides de cultivar en macetas. Personalmente, estoy muy contento con las macetas Air-Pot, AirRap y Smart-Pot. Estas macetas de aire se parecen un poco a las "macetas tradicionales", pero tienen agujeros de aire en todas partes, en los lados y en la parte inferior de la maceta, para un suministro adicional de oxígeno y humedad. Esto beneficia el crecimiento de las raíces del cannabis. La única desventaja de las macetas de aire, en comparación con las macetas tradicionales, es que tendrás que regar las plantas con más frecuencia de lo que estás acostumbrado con las macetas tradicionales. El cultivo de cannabis en macetas (de aire) tienen muchas ventajas y algunas desventajas, en comparación con el cultivo en pleno suelo. Comenzamos con las ventajas. Las plantas de cannabis en las macetas se pueden mover por separado y, por lo tanto, también se pueden poner en un sitio oscuro si fuera necesario o apartarlas si se enferman, por ejemplo. Las plantas también pueden recibir más atención y nutrición individual. Si fuera necesario, siempre puedes trasplantar las plantas, a macetas más grandes, por ejemplo. También hay algunas desventajas. El cultivo de cannabis en macetas produce plantas más pequeñas, que el cultivo en pleno suelo y, por lo tanto, también menos cosecha. El cultivo en macetas, además, lleva más tiempo y probablemente también cuesta más dinero, principalmente para nutrientes y las propias macetas. El tamaño de las macetas no siempre tiene que ser una desventaja, especialmente si no tienes un jardín grande. Las macetas (pequeñas), además, pueden ser ideales en combinación con plantas de cannabis autoflorecientes.

Conclusión: haz lo que consideras lo más adecuado para tu situación, como se indicó varias veces, hay muchas opciones de cultivo, métodos de cultivo, técnicas de cultivo, así como diferentes sustratos, etc. Todos los cultivadores comienzan con la recopilación de información en la que basan sus propias elecciones, antes de comprar las semillas y otros suministros para el cultivo y, por fin, poder empezar con el cultivo de sus propias plantas de cannabis. 

En 24High ofrecemos semillas de cannabis de los bancos de semillas más conocidos e éxitosos del mundo, tanto para el cultivo en interior como para el cultivo en exterior. Echa un vistazo en la Seedshop de 24High para las mejores semillas de cannabis Feminizadas y Autoflorecientes. Esto fue todo por esta vez. ¡Hasta mi próximo blog! Me gustaría daros las gracias por vuestro atención y tiempo. ¿Quieres leer mas blogs? Haz clic aquí para ver todos nuestros blogs: 24High Blogs