¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años

Múltiples opciones de pago ✔️ Envío rápido y discreto ✔️ Soporte de chat de lunes a viernes de 10:00 a 16:00 ✔️ Regalos gratis


Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00

INFORME DE CULTIVO EXTERIOR DE CANNABIS: DE LA GERMINACIÓN A LA FASE DE CRECIMIENTO

INFORME DE CULTIVO EXTERIOR DE CANNABIS: DE LA GERMINACIÓN A LA FASE DE CRECIMIENTO

Bienvenido a mi informe de cultivo exterior de cannabis de este año. Ahora que finalmente ha llegado la temporada de cultivo exterior, la mayoría de vosotros estaréis ansiosos por sembrar las primeras semillas de cannabis de la temporada. En general, es mejor esperar un rato para el cultivo exterior de cannabis hasta que la posibilidad de heladas haya pasado por completo. ¿Realmente no puedes esperar más? ¡En este informe de cultivo de cannabis en el exterior, os explicaré exactamente cómo podéis comenzar de mejor manera vuestro cultivo exterior de cannabis para garantizar un cultivo exitoso!

Cómo elegir las semillas de cannabis adecuadas

Desafortunadamente, en los Países Bajos tenemos que lidiar con condiciones de cultivo que no siempre son óptimas. Aún así, puedes obtener muy buenos resultados si sigues algunas reglas básicas y algunos consejos y trucos.

Es importante que eliges la genética correcta y que la variedad de cannabis en cuestión sea también correctamente "estabilizada". Por lo tanto, es aconsejable elegir un buen proveedor de semillas de cannabis y también echar un vistazo a las variedades clásicas holandesas. En cualquier caso, elije variedades de cannabis que puedan soportar el frío (holandés), la alta humedad y las temperaturas variables. Por lo tanto, es aconsejable elegir variedades que sean resistentes a enfermedades y al moho. La genética juega un papel importante a la hora de elegir las semillas de cannabis adecuadas para el cultivo exterior bajo estas condiciones climáticas.

Si has optado por semillas de cannabis fotoperiódicas, entonces elije variedades de cannabis que generalmente no tengan un tiempo de floración demasiado largo, de 6 a un máximo de 9 semanas. Por supuesto, también son adecuadas las semillas de cannabis fotoperiódicas con un tiempo de floración más largo, pero más adelante en la temporada de cultivo, hay una mayor probabilidad de pudrición de los cogollos u otros hongos, gracias a el período de floración más largo de estas variedades. Si has optado por una variedad de cannabis con un período de floración más largo, es recomendable elegir las semillas autoflorecientes de la variedad de cannabis elegida. Al elegir una semilla de cannabis autofloreciente, la fase de floración será más larga, pero, por otro lado, la planta se saltará una gran parte del período de crecimiento, por lo que aún puedes cultivar la variedad de cannabis deseada con un buen resultado y no perderás demasiado tiempo. Es verdad que las variedades de cannabis autoflorecientes generalmente rinden menos, aunque esto a menudo se puede compensar aplicando buenas técnicas de entrenamiento a tus plantas autoflorecientes. El entrenamiento del cannabis mejora el rendimiento y las cosecha de la planta. Además, es posible realizar dos rondas de cultivo de autoflorecientes en una temporada. Para aquellos con una buena planificación (y algo de suerte), ¡incluso es posible completar tres rondas completas de cultivo en una temporada!

Si has optado por cultivar variedades de cannabis autoflorecientes en el exterior, cultívalas en macetas de 10 a 30 litros y no más grandes. Cultivar plantas de cannabis autoflorecientes en macetas más grandes no es útil y, además, es un desperdicio de tus materias primas (nutrientes, sustrato, etc.). Si has decidido cultivar una variedad de cannabis fotoperiódica en el exterior, esta regla no se aplicará y, por lo general, no hay límite para el tamaño de las macetas. Cuanto más grande, mejor, dicen. Si tienes la opción de cultivar en el suelo, podrás crear una planta monstruosa, especialmente si primero preparas bien el suelo y te aseguras de que todos los nutrientes necesarios estén presentes en el suelo.

Las variedades de cannabis que he elegido para el cultivo exterior de esta temporada

He juntado una gran colección de semillas de cannabis y este año cultivaré una serie de variedades de cannabis que no habrían estado fuera de lugar en la carta de un verdadero Coffeeshop. Una amplia gama de todo tipo de variedades de cannabis de diferentes y unos de los más conocidos proveedores de semillas de cannabis. Las siguientes variedades de cannabis están previstas para el cultivo de cannabis en el exterior de esta temporada:

  • Hollands Hope (Dutch Passion)
  • BigBud
  • Monster Zkittlez (Zamnesia Seeds)
  • Blue Forest Berry (Growerschoice)
  • Mohammed (CNNBS x Seedstockers
  • Critical+ (Inseedious)
  • Purple Kush Auto (Inseedious)

Opcional para una segunda y posiblemente tercera ronda de cultivo de plantas de cannabis autoflorecientes:

  • Blancaneu Autofloreciente, también conocida como Snow White Auto (CNNBS x Seedstockers)
  • Camelberry Autofloreciente (CNNBS x Seedstockers)

El inicio del cultivo exterior de cannabis: la germinación

Empecé germinar las semillas de cannabis a principios de marzo. ¿Te preguntas cómo puedes empezar el precultivo sin usar lámparas de crecimiento, si en marzo todavía hace mucho frio y hay poca luz del sol? En realidad, la respuesta a esta pregunta es sencilla. Para empezar el cultivo exterior de cannabis en marzo, cuando las condiciones todavía no son favorables, al principio del cultivo puedes colocar tus plantas de cannabis detrás de la ventana de tu salon, por ejemplo, con la ayuda de una lámpara normal y corriente. Esto requiere alguna explicación si quieres tener plantas de cannabis sanas y aumentar las posibilidades de una cosecha exitosa.

De todos modos, en primer lugar, comienzas el cultivo de tus plantas de cannabis por germinar las semillas. Hay varios métodos de germinación. Yo mismo, siempre opto por el método del filtro de café humedo. Un método que rara vez o nunca ha fallado a muchos cultivadores. Este método tiene un gran éxito y es bastante sencillo. Humedece un filtro de café sin blanquear y coloca de una a máximo cinco semillas de cannabis en él, con la parte puntiaguda de la semilla hacia abajo. La raíz crecerá desde la parte puntiaguda de la semilla directamente hacia abajo para que pueda desarrollarse de manera óptima. ¿Vas a colocar más de una semilla de cannabis en el filtro de café? Asegúrate de que haya suficiente espacio entre las semillas de cannabis. Luego, coloca el filtro de café con las semillas en una bolsa de plástico (con cierre de agarre). Si quieres, puedes rociar un poco de agua en la bolsa antes de pegarla con cinta adhesiva en algún otro lugar donde esté oscuro y no entre absolutamente ninguna luz, como el interior de un armario de la cocina.

Con 1 a 5 días habrá emergido una raíz de un centimétro o más. Si no es el caso, ten un poco más de paciencia. Si no ha sucedido nada después de más de 7-10 días, agregue una gota de estimulador de raíces en el filtro de café húmedo que contiene la(s) semilla(s) de cannabis. Cuando las semillas de cannabis hayan germinado, finalmente ha llegado el momento de poder colocar las semillas en el suelo o en macetas de cultivo. En mi caso, he colocado las semillas de cannabis inmediatamente después de la germinación en pequeñas macetas de cultivo de 0,7L a 1L. Debido a que solo se van a precultivar las plantas de cannabis en las macetas de cultivo, se suele usar macetas de cultivo de un tamaño no demasiado grande. Por supuesto, también puedes elegir macetas más grandes para el precultivo de tus plantas de cannabis. Llena la(s) maceta(s) de cultivo hasta la mitad con tierra (o coco) y haz un pequeño hoyo en el medio. Luego, coloca la semilla de cannabis germinada en el hoyo, con la raíz hacia abajo. No creo que haga falta decirlo, pero lo haré de todos modos: ¡coloca un máximo de una semilla de cannabis por maceta de cultivo! Realmente NO quieres que las plántulas compitan entre sí por la luz, la humedad, los nutrientes y el espacio, mientras que también corren el riesgo de que sus raíces se enreden.

Cubre la semilla de cannabis germinada después de colocarla en el hoyo con una pequeña capa de tierra (o coco). Asegúrate de que haya entre un y unos pocos centimétros de tierra (o coco) sobre la semilla de cannabis. Ahora agregue también un poco de agua. Sin embargo, ¡no riegues demasiado! En general, 50-100 ml es más que suficiente para las plántulas. El agua no solo asegura una mayor humedad durante la germinación de las semillas de cannabis, sino también durante la fase de plántula del cannabis. A las plántulas les gusta la humedad. La humedad, además, asegura que las cáscaras de las semillas se desprendan más fácilmente. Un propagador, un poco de perlita y un pulverizador para plantas ciertamente pueden ayudar a lograr la humedad (del aire) deseada. Pasados ​​unos días se puede ver el tallo y emergen las dos primeras hojas pequeñas, los cotiledones. Si la cáscara de la semilla todavía no se ha caído y está entreabierta, es mejor dejarla caer de forma natural y no intentar de quitarla tu mismo, ya que esto puede dañar los cotiledones. Como se mencionó anteriormente, una humedad (más) alta también ayuda a que la cáscara se caiga de forma natural.

Comencé a germinar el 3 de marzo y pude colocar casi todas las semillas de cannabis germinadas el 6 de marzo en pequeñas macetas de (pre)cultivo. El resto de las semillas de cannabis germinadas siguió un día después. El 9 de marzo brotaron las dos Blue Forest Berries, seguidas por la primera Mohammed y la primera Purple Kush Auto. La mayoría siguió un día después: la segunda Mohammed, la segunda Purple Kush Auto, una Monster Zkittlez, la Critical+, la Hollands Hope y la Big Bud. La última en brotar fue la tercera Purple Kush Auto, que salió de la tierra el 13 de marzo.

Precultivo de las plantas de cannabis en el interior

En el momento en que tu planta de cannabis sale de la tierra, hablamos de una plántula que se transformará lentamente en una planta vegetativa (joven). Desde el primer momento en que la planta de cannabis nace de la tierra, es importante que a las plantas de cannabis fotoperiódicas les proporciones una iluminación adicional para evitar una floración prematura. En el cultivo de mis plantas de cannabis, esto fue desde la aparición de la primera plántula el 9 de marzo. En marzo, y también a principios de abril, en los Países Bajos todavía no hay 14 horas de luz al día en el exterior. Esto podría causar que tus plantas de cannabis florezcan demasiado pronto. Para evitar esto, asegúrate de que siempre haya luz en tu lugar de cultivo durante al menos 14 horas al día. Hasta que no haya luz afuera durante 14 horas, durante la fase de precultivo, puedes colocar las macetas de cultivo con las plántulas de cannabis en el interior de tu casa en el alféizar detras la ventana y dejar la luz de la habitación encendida durante algunas horas más al día. Cuando llegue el momento que afuera haga al menos 14 horas de luz al día, puedes parar de hacer esto ya que la naturaleza se encargará del resto. Este año, alrededor del 17 de abril, hubo al menos 14 horas de luz solar al día. Sigue manteniendo una humedad de al menos el 50% o más. Para plantas de cannabis jóvenes, una humedad de entre 55% y 75% es ideal.

Regar las plantas de cannabis y aplicar estimulador de raíces, por supuesto, también es muy importante. Asegúrate siempre de hacerlo 2-3 veces a la semana. Un ciclo alternante de humedad y sequía es importante para obtener unas plantas de cannabis saludables. Nunca empapes la tierra, sino humedécela. Después de regar, deja que las plantas absorban el agua y que la tierra también se seque por evaporación. Luego, después de dos o tres días, vuelve a regar las plantas de cannabis de nuevo, y repite esto. No olvides aplicar un estimulador de raíces cuando riegues. A medida que tus plantas de cannabis crecen, ajustas la cantidad de agua y estimulador de raíces que les das. En general, el volumen de agua que debes dar a unu planta de cannabis en una maceta de cultivo pequeñas (0,7L - 1L) es de alrededor de 1/5 a 1/8 & del volumen total de la maceta de cultivo. Deje que la agua y estimulador de raíces penetre bien en la tierra (o coco) y que la maceta esté casi seca por completo hasta que vuelvas a dar agua de nuevo. Después de unas pocas semanas puedes llenar la maceta de cultivo por completo con tierra (o coco). Esto se hace ahora, despues de una o unas pocas semansas, en caso de que tu planta de cannabis se haya comenzado a estirarse. Entonces es muy conveniente que simplemente puedas enterrar una gran parte del tallo al rellenar la maceta de cultivo, porque la parte del tallo enterrada se convertirá en raíz tan pronto como esté debajo de la tierra. Como resultado, tu planta de cannabis volverá a estar firmemente en la tierra y también se estirará menos. Después de una o unas pocas semanas, también es una buena idea comenzar aplicando poco a poco abono de crecimiento para plantas de cannabis. El momento exacto y la cantidad de abono de crecimiento depende completamente del medio de cultivo en las macetas y del elegido abono de crecimiento. La dosis recomendada a menudo se indica en el sitio web del proveedor.

¿Por qué y cómo debo podar mi planta de cannabis?

En tan solo unas pocas semanas, todas las semillas se han transformado en plantas vegetativas jóvenes. Esta es una buena noticia y también significa que podemos aplicar técnicas de entrenamiento y/o poda. En el caso de las plantas de cannabis fotoperiódicas se trata de aplicar la técnica de poda apical (topping). La poda apical es una técnica para entrenar las plantas de cannabis muy sencilla, y consiste en quitar el brote de la corona principal de tu panta de cannabis en crecimiento para que dos nuevos brotes (cogollos) nuevos vuelvan a crecer en su lugar. En general, esto asegura que en lugar de una estructura de árbol, la planta de cannabis adopte más una estructura de arbusto. Podando una vez creará dos nuevos cogollos, y podando dos cogollos crearás cuatro brotes, y así consecutivamente. La poda apical o topping se puede aplicar un número ilimitado de veces, teniendo en cuenta el tiempo de recuperación. ¡Solo poda tus plantas de cannabis durante el período de crecimiento y absolutamente NO durante el período de floración! Si haces esto durante el período de floración, esto no resultará en más, sino en (mucho) menos cosecha. La poda apical es una técnica para entrenar tus plantas de cannabis muy popular, que si se aplica correctamente durante la fase de crecimiento de la planta de cannabis, dará como resultado (mucho) más rendimiento cuando finalmente llegue el momento de la cosecha.

La poda apical o topping es una técnica muy sencilla para entrenar las plantas de cannabis, que todos los cultivadores de cannabis, principiantes o avanzados, deben conocer y probar. La poda apical o topping es una técnica popular y, por lo tanto, estándar entre muchos cultivadores que muchos dominan a la perfección. Al realizar la poda apical o el topping, es importante que retires limpiamente la parte superior de la planta (punta de crecimiento) cortándola o arrancándola, hasta que quede expuesta una parte más clara y carnosa del tejido vegetal. Cada cultivador tiene su propia preferencia. Sin embargo, recomendamos a los cultivadores principiantes que hagan esto con tijeras de poda estériles y limpias. Las plantas de cannabis fotoperiódicas de mi cultivo de exterior han sido podadas aplicando la técnica de poda apical por primera vez con éxito el 11 de abril. En el momento de escribir este blog todavía se están recuperando. El tiempo de recuperación para una poda apical o el topping bien aplicado es de aproximadamente 5 días hasta un máximo de 2 semanas. Ahora, unos días después de la poda, ya estoy viendo algunos resultados, porque mis plantas de cannabis empiezan a formarse más como un arbusto. ¡Así que esta misión parece haber tenido éxito hasta ahora! Ahora las plantas solo tienen que crear dos o más cogollos principales.

Las tres plantas de cannabis autoflorecientes

En este momento estoy en la sexta semana de mi cultivo exterior de cannabis, lo que significa que las plantas de cannabis autoflorecientes pueden empezar a florecer en cualquier momento. Por eso, he tenido que trasplantar las plantas de cannabis autoflorecientes, es decir, las tres Purple Kush Auto, a macetas de cultivo más grandes y sacarlas al exterior. Transplantar las plantas de cannabis autoflorecientes cuando ya están en su fase de floración, será a expensas del resultado final y, por lo tanto, de su rendimiento. Además, no es aconsejable dejar que las plantas de cannabis autoflorecientes florezcan en macetas de cultivo de 0,7L a 1 litro. Ciertamente, hay cultivadores de cannabis experimentados que aún consiguen lograr buenos resultados con macetas pequeñas, pero entonces a menudo estamos hablando de un cultivo interior optimizado de cannabis con lámparas de cultivo interior profesionales. Para mi cultivo en exterior, obviamente cultivo sin lámparas de cultivo interior y, por lo tanto, las plantas de cannabis tendrán que ser trasplantadas antes de que comiencen a florecer, para permitirles alcanzar su tamaño óptimo y garantizar una cosecha máxima.

Debido al tamaño de las macetas de cultivo (macetas Air-Pot de 20L) que he elegido para la siguiente fase de vida de las tres plantas de cannabis autoflorecientes, las Purple Kush Auto, ya no es posible colocar las macetas de nuevo en el alféizar detrás de la ventana. Así que las plantas de cannabis autoflorecientes han sido colocados en el exterior, debido a la falta de espacio detrás de la ventana. Además, es un bonito efecto secundario que también recibirán radiación ultravioleta del sol, porque detrás de la ventana no reciben esa radiación del todo o, en el mejor de los casos, muy escaso. Cada ventana y principalmente las ventanas con doble acristalamiento rompe la luz ultravioleta (en gran medida). El 12 de abril, las tres plantas de cannabis autoflorecientes fueron transplantadas a sus nuevas macetas Air-Pots de 20L y, por lo tanto, están permanentemente en el exterior. ¡Espero que todo salga bien!


 

Algunos consejos para trasplantar tu planta de cannabis:

  • Trasplanta tu planta de cannabis cuando las raíces sean visibles en la parte inferior de la maceta de cultivo y/o toda la maceta esté lleno hasta el fondo con raíces. Ten en cuenta: debe haber al menos una cantidad de ramas antes de trasplantarlas.
  • Otra regla general para saber cuando hay que transplantar tu planta de cannabis es el momento en que tu planta de cannabis es aproximadamente del mismo tamaño o un máximo de una vez y media más alta que la maceta de cultivo. Sin embargo, esto solo se aplica a macetas de cultivo con un tamaño pequeño y forma normal y, por lo tanto, no se aplica a macetas grandes (15+ L) o macetas de formas desviadas como contenedores o tinas.
  • Asegúrate de que la tierra en la maceta en la que siembras el cannabis no esté demasiado seca, pero tampoco demasiado húmeda, pero ligeramente húmeda. Esto facilita el trasplante de la planta de cannabis a otra maceta de cultivo, ya que la tierra se deshará con menos rapidez.
  • Haz un hoyo en la tierra de la nueva maceta de cultivo donde se trasplantará la planta de cannabis. Lo más conveniente es hacer una impresión en la tierra de la maceta nueva con la maceta en la que aún se encuentra tu planta de cannabis, para que puedas estimar mejor el tamaño y la profundidad del hoyo que se se tendrá que hacer.
  • Mantén la maceta de cultivo con planta y todo al revés con el tallo de la planta de cannabis entre 2 dedos. Con la otra mano puedes "amasar" cuidadosamente la maceta. Esto hará que la planta de cannabis y la tierra se soltarán bien. Cuando todo se suelta, puedes comenzar a trasplantar la planta de cannabis.
  • Si tu planta de cannabis ha comenzado a estirarse durante el tiempo que ha estado en el alféizar detrás de la ventana, excava un poco más profundo. La parte del tallo que ahora está enterrado debajo de la tieera se convertirá automáticamente en raíz, porque ya no recibirá luz.
  • Una vez que la planta de cannabis haya sido colocado en el creado hoyo en la nuevo y más grande maceta de cultivo, presiona la tierra muy suavemente y lléne la maceta con un poco más de tierra.
  • Ahora que tu planta de cannabis ha sido transplantada de manera firme y segura en la nueva maceta de cultivo, puedes agregar un poco de agua y aplicar un estimulador de raíces. Si es necesario también puedes abonar algún fertilizante de crecimiento. Todo esto asegura un buen comienzo para la estabilación y el crecimientolas de las raíces, una reducción del impacto y del estrés que la planta de cannabis sufre al trasplantarla.
  • Una planta de cannabis siempre necesita algún tiempo de recuperación después de haber sido transplantada antes de que realmente se vuelva a crecer. Una planta de cannabis siempre necesita un cierto tiempo de recuperación después de aplicar cualquier técnica de cultivo o de poda. El tiempo de recuperación varía según la situación y la variedad de planta de cannabis, pero el tiempo de recuperación después de haber sido replantanda es de aproximadamente una semana.

Por último, quiero dejar claro que se suele colocar las plantas de cannabis autoflorecientes en principio o mitad de mayo en el exterior. Y las plantas de cannabis fotoperiódicas podrían sacarse al exterior a principios de abril. ¡Yo soy un poco terco, me encanta experimentar y ya he planeado una segunda y tal vez incluso una tercera ronda de cultivo de plantas de cannabis autoflorecientes para mi cultivo exterior de este año! Así que todavía leerás mucho más sobre mi informe de cultivo exterior de cannabis, con todos los consejos y trucos asociados. ¿Tienes alguna pregunta sobre nuestras semillas de cannabis? Entonces ponte en contacto con el equipo de 24High. 

El próximo blog sobre este informe de cultivo exterior de cannabis os contaré sobre la fase de crecimiento de las plantas de cannabis fotoperiódicas, que no tardarán en ser trasplantadas también, y sobre la fase de floración de las plantas de cannabis autoflorecientes ya transplantadas. Y si todo saldrá bien, ¡incluso podría contaros sobre una posible cosecha de la primera ronda de cultivo de las plantas de cannabis autoflorecientes y empezar a germinar la segunda ronda de autoflorecientes en el próximo informe de mi cultivo exterior de cannabis!

Este blog ha sido escrito por @Thestonedgrower en Instagram.