¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años

Múltiples opciones de pago ✔️ Envío rápido y discreto ✔️ Soporte de chat de lunes a viernes de 10:00 a 16:00 ✔️ Regalos gratis


Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00

LOS CANNABIS SOCIAL CLUBS

LOS CANNABIS SOCIAL CLUBS

¿Es posible la legalización del cannabis sin comercialización? Sería un sueño hecho realidad para muchos entusiastas del cannabis. Vamos a hablar de los Cannabis Social Clubs (CSC) en España. ¿Puede España, en parte gracias a su propia política cannábica indulgente, destronar para siempre a los Países Bajos como el Rey del Cannabis de Europa? Para ser honesto, creo que en muchos aspectos, España está muy por delante de los Países Bajos en cuanto a las opiniones sobre el cannabis. La calidad de la marihuana y el hachís también suele ser excelente. Como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que la mayoría de los proveedores de semillas de cannabis, incluso algunos proveedores de semillas holandeses, tienen su origen y/o hacen su negocio en España. España, al igual que los Países Bajos, ha tenido tradicionalmente una estrecha relación de amor y odio con el cannabis. 


En general, ambos países son muy indulgentes con las políticas de cannabis, sin embargo, todavía hay cosas que van en contra de esta indulgencia. Tomemos, por ejemplo, al dueño de un coffeeshop en los Países Bajos, Johan van Laarhoven, quien ha sido traicionado por nuestro propio gobierno y es tratado injustamente como un criminal debido a los errores cometidos por el Ministerio de Justicia. Para mencionar algo más relacionado con el tema de hoy: la policía realizó una redada en las oficinas de los conocidos bancos de semillas Dinafem en Barcelona y Kulu Trading en Loosdrecht (Países Bajos), entre otros. Esto fue impactante dado que Dinafem había existido durante más de 20 años y era quizás uno de los más grandes proveedores de semillas de cannabis de Europa. Menos de dos semanas después de la redada en Barcelona por sus colegas españoles, la policía holandesa realizó una redada en la empresa Kulu Trading en Loosdrecht. Después de la redada, el alcalde cerró el edificio durante seis meses y se había confiscado todo el stock. Kulu Trading existía desde 1974 y solo suministraba productos legales a mayoristas, tiendas online y coffeeshops.

Espana marihuana

La escena de cultivo Holandesa se traslada a España

Muchos bancos de semillas holandeses se mudaron a España durante la introducción de una nueva ley que prohibió los grow shops (tiendas de cultivo) en los Países Bajos, pero ahora leerán las noticias de estas redadas con estremecimiento. Sin embargo, la venta de semillas de cannabis es legal tanto en España como en los Países Bajos. Todos los proveedores de semillas y los aproximadamente mil grow shops de España se basan en un informe del fiscal Fernando Sequeros Sazatornil, del Tribunal Supremo, en el 2003, sobre la venta de semillas de cannabis, y equipos y materiales para su cultivo. Se refiere, entre otras cosas, a la posición de las semillas y hojas en la Convención Única sobre estupifacientes, firmada por la ONU el 30 marzo de 1961 en Nueva York. Y como todo el mundo sabe, una persona no puede drogarse con semillas de cannabis. La política nacional en ambos países a menudo se desvía mucho de la política local que, en muchos casos, es más flexible. Afortunadamente, ambos países también muestran en ocasiones que las cosas se pueden hacer de manera diferente, como es el caso en España con los Cannabis Social Clubs que están activos en Cataluña, principalmente en Barcelona. Holanda es el único lugar del mundo con coffeeshops, ¿no es verdad? Nuestro concepto sigue siendo "único", pero hay muchos más lugares en el mundo donde el cannabis se puede comprar o consumir legalmente. Además de los coffeeshops en los Países Bajos, hay dispensarios de cannabis en muchos estados de América y en todo Canadá. También hay cada vez más Cannabis Social Clubs en España. En 2010 habían apenas 40 de estos cubes en España, ¡a día de hoy hay más de 700!

¿Qué son los Cannabis Social Clubs?

miruahana

A diferencia de un coffeeshop, un Cannabis Social Club es solo para miembros. Los Cannabis Social Clubs son organizaciones privadas sin fines de lucro donde el cannabis se cultiva y distribuye conjuntamente a los socios registrados. Para ser miembro oficial de esta organización, debes tener la nacionalidad española y tener al menos 18 años. Los Cannabis Social Clubs son posibles debido a un vacío en la legislación española, y muestran que la legalización del cannabis no significa necesariamente comercialización. Los Cannabis Social Clubs son organizaciones privadas y no tiendas (de marihuana). Puedes registrarte y cultivar tu (propio) cannabis junto con otros miembros o, a veces, solo. Esta verdadera revolución cannábica ha comenzado a nivel local principalmente en el norte de España, especialmente en Barcelona. La tendencia ahora también comienza a extenderse a otras partes del país. Cada Cannabis Social Club tiene su propia política, pero oficialmente no se les permite vender cannabis. Los miembros pagan una contribución para el mantenimiento del club, por ejemplo, y, a cambio, los miembros reciben un lugar para cultivar su propio cannabis o una cierta cantidad de cannabis o hachís. Los Cannabis Socials Clubs muestran que es posible limitar la promoción y disponibilidad del cannabis y hacer que esté disponible legalmente para los consumidores adultos. 

El auge de los Cannabis Social Clubs en Europa

Desafortunadamente, la legislación respecto al cannabis se ha endurecido o se endurecerá en muchos países europeos. Esto también es el caso en nuestros propios Países Bajos, donde cada vez más coffeeshops tienen que cerrar sus puertas. Al contrario, los Cannabis Social Clubs de Barcelona no se preocupan demasiado. Para ser honesto, tienen toda la razón, ya que algunos clubes ya dejan entrar a grandes grupos de turistas y tienen más de diez mil socios. Los Cannabis Social Clubs obtienen enormes beneficios, proporcionan ingresos, empleo, relajación, socialización y despenalización, y posiblemente incluso la legalización completa del cannabis en España. Además, atraen muchos turistas que además se dejan mucho dinero en la hostelería de la ciudades. Al igual que en algunos estados de América y en todo Canadá, ¡el cannabis es un negocio en auge! Afortunadamente, esto no solo proporciona una ganancia financiera, sino que también puede allanar el camino para el uso medicinal del cannabis y crear una visión completamente nueva y más positiva sobre el cannabis. 

espana cannabis

Afortunadamente, como es el caso en Estados Unidos, los políticos europeos están cambiando poco a poco su posición y sus ideas sobre el cannabis, y España puede liderar el camino en este sentido. Tomemos a la primera alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, quien recientemente propuso regulaciones para mantener abiertos los clubes de cannabis y creó excepciones para aquellos que deberían haber cerrado. Barcelona, ¿una Nueva Amsterdam? El resto del norte de España e incluso otras zonas ya se han dado cuenta de que en Cataluña los Cannabis Social Clubs están atrayendo muchos turistas y que se puede ganar mucho dinero. Allí también están comenzando a surgir cada vez más Cannabis Social Clubs

Desafortunadamente, esta actitud relajada hacia el cannabis ha hecho que las autoridades españolas sean más cautelosas. Después de todo, el cannabis sigue siendo ilegal en España. Todavía hay grupos conservadores que intentan oponerse a la flexibilización del cannabis. Mientras la Justicia y la policía buscan una solución, la escena de los Cannabis Social Clubs en Barcelona y alrededores continúa tranquilamente. Después de todo, saben que la gente los respalda. Con más de 165.000 miembros solo en Barcelona, el modelo CSC en España sigue creciendo. Además, existe una gran alianza entre los miembros, los clubes, los políticos pro cannabis y la industria (del cannabis). En definitiva, las personas se sienten conectadas para asegurarse de que estos queridos clubes sociales de cannabis no cierren sus puertas y tengan un futuro para que todos puedan consumir su cannabis de manera responsable, sociable y sin riesgos. ¡Les deseo a todos los Cannabis Social Clubs la mejor de las suertes en su lucha por la legalización y el derecho a cultivar, poseer y consumir cannabis de manera responsable! Las cosas van bien en España hasta ahora, así que esperemos que los clubes sociales de cannabis sigan siendo fuertes y exitosos, y muestren al resto del mundo que el cannabis se puede disfrutar de forma responsable y controlada.