¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años
Múltiples Opciones de Pago   Envío Rápido y Discreto   Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00
Siempre a Precios Competitivos

Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00

LA IBOGAÍNA: UN PSICODÉLICO QUE PODRÍA TRATAR ADICCIONES

La Ibogaína es un alcaloide psicoactivo natural que se encuentra en una planta africana y tiene propiedades psicodélicas únicas. Se ha utilizado en las últimas décadas para tratar las adicciones a los opiáceos o la cocaína. Todavía hay muchas preguntas e incertidumbres sobre esta poderosa hierba en la actualidad. La comunidad médica aún no está totalmente de acuerdo sobre las posibles propiedades medicinales y, por lo tanto, la ibogaína no está registrada como medicamento. Pero, ¿qué es entonces la ibogaína y qué tipo de efectos tiene? Puedes leerlo todo en este blog.

¿Qué es el Iboga?

El Iboga (Tabernanthe iboga), es una especie de arbusto que crece en África Equatorial. Principalmente en Gabón y partes adyacentes de Congo y Camerún. El Iboga es un arbusto de hoja perenne con flores blancas y rosadas y frutos de color naranja. Bajo las condiciones adecuadas, el arbusto puede convertirse en un árbol de no menos de 10 metros de altura.

El nombre científico del Iboga, Tabernanthe Iboga, proviene del latín. Taberna significa choza o establo. Anthe significa flor. La segunda parte, Iboga, es el nombre congoleño del arbusto. La magia del Iboga se encuentra en las raíces: estas contienen un alcaloide psicoactivo llamado ibogaína. La ibogaína es una sustancia natural extraída de las raíces del Iboga que se usa por sus efectos psicodélicos y también podría usarse como remedio natural para tratar las adicciones a los opiáceos. la cocaína o los episodios de depresión psicótica. 



La historia de la ibogaína

Se sabe por la historia que la ibogaína fue utilizada por primera vez por los habitantes de Gabón, un país de África. En Gabón, la ibogaína ha jugado un papel importante en la religión indígena Bwiti durante muchas generaciones. Hasta donde sabemos, esta sustancia psicodélica se ha utilizado por los pueblos indígenas durante más de 5.000 años para alcanzar la madurez espiritual. Para alcanzar la madurez espiritual, toman una dosis muy elevada de ibogaína y como resultado experimentan una experiencia psicodélica intensa que altera la mente.

Se toman dosis más bajas de ibogaína durante las ceremonias semanales para experimentar un amor intenso y comprensión mutua mientras continúan bailando y tocando tambores hasta altas horas de la noche. Con los rituales de Iboga, los indígenas sienten una conexión con el reino divino y les da una idea del ciclo de la vida, la muerte y el renacimiento.



Propiedades de la ibogaína

La sustancia ibogaína se usa en dos situaciones diferentes: como droga alucinógena y como medicamento (remedio natural) contra las adicciones. La sustancia psicodélica no está registrada como medicamento en los Países Bajos. Esto significa que no existen estudios exhaustivos sobre los efectos y los riesgos de la ibogaína.

Los efectos psicodélicos de la ibogaína

La sustancia ibogaína se usa principalmente para experimentar efectos psicodélicos. A los usuarios les gusta tomar la droga para hacer un viaje psicodélico y salir de su subconsciente. Los efectos de la ibogaína son muy fuertes, como las de la ayahuasca. Es una herramienta de viaje muy potente donde es difícil predecir lo que encontrarás durante tu viaje psicodélico. Miedos, demonios o simplemente lindos sueños, no sabes exactamente cuál será el producto del viaje.

Los posibles efectos psicodélicos de la ibogaína son:

  • Cambios en la percepción; podrás experimentar el mundo de manera diferente a lo habitual. A menudo más colorido e intenso. Todo lo que vez adquirirá más contornos, formas o irradiará luz.
  • Experimentarás una intensidad en la percepción del sonido. Los sonidos se experimentarán de manera diferente.
  • Los espacios pueden parecer mucho más grandes o más pequeños y podrás notar un cambio en la percepción de la relación espacio-tiempo.
  • A menudo tendrás pensamientos profundos y filosóficos sobre ti mismo o el mundo que te rodea. Algunos tienen experiencias religiosas.

El efecto medicinal de la ibogaína

Además de su efecto psicodélico, la ibogaína también tiene otras propiedades únicas. Por ejemplo, es posible usarla como medicamento contra las adicciones. Entre otras cosas, podría ayudar con las adicciones a los opiáceos, la cocaína, la nicotina, el alcohol, las anfetaminas.

Casi no se ha realizado ninguna investigación adecuada al respecto. La única investigación con resultados claros, lamentablemente, no tiene un buen diseño de investigación. Y, por tanto, los resultados no son fiables, pero sí pueden dar una buena indicación. Se trata de un estudio en el que 33 participantes intentaron salir de su adicción a las drogas con la ayuda de la ibogaína. De los 33 participantes, 25 de ellos no tenían síntomas de abstinencia y el deseo de consumir disminuyó.

Además, se han llevado a cabo varios estudios pequeños sobre la ibogaína y la adicción, pero incluso en estos casos los diseños de investigación no siempre eran correctos. En general, las historias son positivas, pero el uso de ibogaína ciertamente no está exento de peligros. Aunque la sustancia tiene propiedades únicas, aún se necesita mucha investigación para determinar si la ibogaína realmente se puede usar como medicamento.