¿Tiene 18 años de edad o más?

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia posible en nuestro
sitio web. Su información no será vendida o utilizidada para otros fines. Si es mayor de
18 años y decide visitar nuestro sitio web, usted está de acuerdo con el uso de cookies
como se describió anteriormente.

Para visitar nuestra tienda online hay que confirmar que tiene al menos 18 años de edad. 


Sí, tengo 18 años de edad o más. NO, soy menor de 18 años

Múltiples opciones de pago ✔️ Envío rápido y discreto ✔️ Soporte de chat de lunes a viernes de 10:00 a 16:00 ✔️ Regalos gratis


Soporte de Chat de Lunes a Viernes de 10:00 a 16:00

QUÉ ES UN VAPORIZADOR PARA CERAS Y CÓMO SE UTILIZA

QUÉ ES UN VAPORIZADOR PARA CERAS Y CÓMO SE UTILIZA

Todos sabemos que fumar daña los pulmones y también presenta otros riesgos para la salud. Y en caso de que lo hayamos olvidado por un momento, lo recordamos cuando miramos a las advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos. De hecho, todo lo que quemas y llega a tus pulmones conlleva riesgos para la salud. Pero afortunadamente hay una manera de reducir estos riesgos, comiendo marihuana o hachís, o usando un vaporizador, por ejemplo. Un vaporizador también se denomina "vapeador" o "vape". Existen diferentes tipos y uno de ellos es el vaporizador para ceras. En este artículo te contamos todo sobre qué exactamente es un vaporizador de ceras y cómo funciona.

 

¿Qué es un vaporizador?

En primer lugar, una explicación sobre los vaporizadores en general. Un vaporizador es un dispositivo de extracción de sustancias activas (THC, CBD etc.) de materiales vegetales, como la marihuana, por ejemplo. Usar un vaporizador tiene muchas ventajas. En vez de quemar las hierbas, un vaporizador las calienta para evaporar sus sustancias activas. La temperatura ideal para evaporar estas sustancias es de entre 157 ºC y 226 ºC. Se puede decir que un vaporizador es como una especie de horno pequeño. Durante la vaporización no se queman la hierbas, evitando las sustancias tóxicas de la combustión. Como no se produce humo, no inhalas sustancias tóxicas como la naftalina, el alquitrán etc. El vapor que inhalas, generado por el calentamiento de las hierbas, contiene mucho menos toxinas y radicales libres y es mucho menos dañina para la salud que cuando se fuman estas hierbas. Si fumas tus hierbas con tabaco, en un porro, por ejemplo, además inhalarás las sustancias perjudiciales del tabaco, como la nicotina. Vaporizar tus hierbas es más saludable que fumarlas. El uso de un vaporizador no solo ofrece una experiencia más saludable, sino también una experiencia más puro e intenso.         

¿Cuáles vaporizadores hay?

Hay muchos tipos diferentes de vaporizadores en el mercado. Hay vaporizadores portátiles que normalmente funcionan con batería recargable y a veces también incluyen cargadores portátiles o adaptores para el coche. Puedes llevar tu vaporizador portátil contigo a cualquier parte y utilizarlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Una desventaja de los vaporizadores portátiles es que tienen un compartimento más pequeño que regula la evaporación, lo que hace que este tipo de vaporizador sea menos eficiente.

Los vaporizadores más conocidos son:

  • Vaporizador de llama: un dispositivo portátil que funciona sin baterías. La vaporización se realiza con la ayuda de una llama como fuente de calor para hacer posible la vaporización de tu hierba favorita. 
  • Vaporizador pluma: un pequeño vaporizador que se asemeja a una pluma estilográfica tradicional. También es conocido como "vaporizador tipo bolígrafo" o "pen vape". Con los vaporizadores pluma puedes evaporar concentrados y aceites de hierbas, como el cannabis, por ejemplo. 
  • Vaporizador para ceras: un vaporizador portátil que calienta ceras o concentrados por conveccion. Existen algunos vaporizadores de cera que también te permiten calentar hierbas secas, aceites cerosos o resinas. Este tipo de vaporizador es quizás el vaporizador más singular de todos, porque funciona un poco diferente al resto.

También hay los llamados vaporizadores de mesa que son muy adecuados para usar en casa. No tienen limitación de tamaño, como los vaporizadores portátiles, por lo que suelen ser más grandes y pesados. Otra diferencia entre estos dos tipos de vaporizadores es que el vaporizador de sobremesa a menudo necesita estar enchufado a la corriente. Por lo tanto, tiene una fuente de alimentación estable y potente. Esto lo permite de producir más vapor y un vapor más intenso. Los vaporizadores de mesa son, por ejemplo, ideales para entretener a un grupo de amigos, con la misma pasión por el vapeo que tu.

 vaporizadores

¿Qué es un vaporizador para ceras?

Los vaporizadores para ceras (wax vaporizers, en inglés) a menudo también se denominan vaporizadores pluma para ceras, porque este tipo de vaporizador suele tener el tamaño y forma de un bolígrafo. El vaporizador para ceras es un dispositivo que calienta la cera o un concentrado a través de un sistema de convección. La cera o el concentrado más utilizado en los vaporizadores para ceras, es el cannabis, pero puedes usar muchas hierbas y concentrados de hierbas diferentes.

Coloca la cera o el concentrado que vas a utilizar en la bobina. Una bobina es en realidad un trozo de alambre enrollado que se calienta cuando se aplica corriente (electricidad). Cuando la bobina se calienta, se crea un vapor a partir del concentrado que puedes inhalar fácilmente.

¿Cómo funciona un vaporizador para ceras?

Con un vaporizador de cera no se produce humo, pero se obtiene un vapor que se puede inhalar. Este vapor es producido por la bobina que se calienta. Pones tu cera o concentrado en la bobina y luego puedes encender la bobina. El concentrado se calienta y luego se crea un vapor. Puedes inhalar este vapor a través de la boquilla del vaporizador.

Encender la bobina de un vaporizador para ceras es muy sencillo. La mayoría de los vaporizadores para ceras funcionan con baterías. Puedes configurar la batería de diferentes maneras para determinar la cantidad de vapor. Una vez que hayas determinado esto, simplemente se presiona el botón de la batería para encender la bobina.

Usar un vaporizador para ceras o concentrados es mucho menos dañino que fumar concentrados de cannabis. En vez de quemar la cera (o el concentrado), el vaporizador la calienta para evaporar sus sustancias activas. Durante la vaporización no se queman la hierbas, evitando las sustancias tóxicas de la combustión. No se produce humo, pero vapor. El vapor que inhalas contiene mucho menos toxinas y radicales libres que el humo, y, por lo tanto, es más saludable para los pulmones y la salud. Además, el olor del vapor es mucho más agradable que el olor del humo, y vaporizar los concentrados de cannabis te colocará tanto como fumarlos.

wax cbd

Diferencia entre un vaporizador para ceras y otros vaporizadores

Un vaporizador para ceras es un vaporizador único, en comparación con otros tipos de vaporizadores. La mayoría de los vaporizadores funcionan a base de aceites, pero el vaporizador para ceras no. El nombre ya lo delata, pero con este tipo de vaporizador se calientan ceras o sustancias/concentrados similares a la cera. 

Con vaporizadores que funcionan a base de aceites, se utilizan rellenos (recambios) ya preparados. Con un vaporizador para ceras, se utiliza cera o sustancias similares a la cera que no están listas para usar. Tienes que colocar la cera en la bobina. Esto es un trabajo preciso y, por tanto, es muy bien posible que a veces te hagas un lío. Por eso hay que sustituir la bobina del vaporizador para ceras cada cierto tiempo.

Mantenimiento de un vaporizador para ceras

Además de reemplazar la bobina cada cierto tiempo, es importante que limpies a fondo tu vaporizador para ceras con regularidad para mantenerlo en buenas condiciones. Las ceras o concentrados generan depósitos muy pegajosos. Incluso si tienes mucho cuidado, existe una gran posibilidad de que la cera se adhiera a diferentes partes de tu vaporizador. Por lo tanto, la limpieza regular de tu vaporizador para ceras es muy importante.

El mantenimiento de un vaporizador para ceras es bastante sencillo. Todo lo que necesitas es un paño limpio, un bastoncillo de algodón y alcohol del 95% o superior. Nuestro consejo es que siempre limpies tu vaporizador para ceras después de usarlo, ¡para que puedas disfrutarlo el mayor tiempo posible!